Airbus negociará el lunes qué sanciones asume por el A400M

Los siete socios de la OTAN del avión de transporte militar A400M van a mantener un encuentro el 5 de febrero con el fabricante en torno a las sanciones por incumplimientos que acucian al programa. En el encuentro, que tendrá lugar en Londres, Airbus tratará de llegar a un acuerdo con los representantes de Alemania, Bélgica, España, Francia, Luxemburgo, Reino Unido y Turquía, y de la Organización Conjunta de Cooperación de Armamentos (Occar), que es la entidad intergubernamental que gestiona el proyecto.


El objetivo de la empresa es conseguir una reducción de las multas previstas por los retrasos que están experimentando las entregas del avión y por el incumplimiento de algunos requisitos de capacidad que figuran en el contrato. Si no lo logra, la compañía teme que el programa, valorado en 21.000 millones de dólares, quede seriamente en riesgo, informa Defense News.


El país que más trabas está poniendo a un entendimiento es Alemania, principal cliente del A400M. Los retrasos ocasionados tras la detección en 2016 de fallos en las reductoras (PGB por las siglas en inglés de Propeller Gear Boxes) de algunos motores de estos aparatos ya supone para Alemania un sobrecoste de 2.000 millones de euros.


Airbus lleva pagados 8.800 millones de dólares en multas desde que en 2010 aceptó el contrato, de acuerdo con el citado medio, que cifra en 4.300 millones de dólares el desembolso que recibió la empresa de los siete países ese año para que pudiese continuar adelante.


El propio consejero delegado de Airbus, Tom Enders, ha llegado a reconocer que la compañía cometió el “pecado” de firmar un contrato de fabricación dotado de escaso presupuesto y con un plazo de ejecución demasiado breve. Además se ha lamentado de haber errado al asumir las responsabilidades derivadas de la fabricación de los motores, pese a no encargarse directamente de su producción.


Airbus entregó el año pasado una veintena de A400M a sus clientes. Sin embargo, este ejercicio la compañía espera bajar esa cadencia hasta las 15 unidades y en 2019 prevé llegar solo a las 11 entregas, como informó Infodefensa.com el pasado 22 de diciembre.


El programa A400M se puso en marcha en 2003 por los citados siete miembros de la OTAN. Alemania se comprometió a adquirir 53 unidades del avión; Francia pidió 50; Reino Unido solicitó 22; Turquía, 10; Bélgica, 7, y Luxemburgo, 1. En el caso de España, su compromiso llegaba a las 27 unidades, aunque en mayo de 2013 el entonces secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, anunció que 13 unidades serán destinadas a exportación.


Fuente: Infodefensa.com

Francia encarga a Safran el desarrollo de robots militares

La compañía Safran Electronics and Defense se ha adjudicado un contrato de la Dirección General de Armamento francesa (DGA) para sentar las bases de la integración de robots terrestres en las fuerzas armadas del país. El proyecto, bautizado como Furious, forma parte del programa Scorpion de modernización de las fuerzas terrestres que el país ya ha emprendido.


El acuerdo de ciencia y tecnología suscrito ahora cubre un periodo de cinco años y prevé la colaboración de entidades académicas y pymes, de acuerdo con la empresa. En este trabajo Safran va a aprovechar su experiencia en drones, una actividad que guarda “lazos cercanos” con la robótica, afirma en un comunicado. De hecho, la compañía ya cuenta con experiencia en áreas claves del nuevo proyecto como la navegación, los sistemas electroópticos (optrónica) y la seguridad-crítica en la electrónica a bordo. Se trata de “componentes básicos tanto en sistemas robóticos como en drones”, añade la fuente.


El proyecto Furious de la DGA comprende el desarrollo de tres prototipos de robots de distinto tamaño y diseñados para diferentes entornos. Por ejemplo, está previsto incluir capacidades de exploración de edificios y de transporte de cargas para dar apoyo a soldados de infantería.


Estos demostradores llegarán a desplegarse con un pelotón de infantería para ensayar sus diferentes configuraciones. El mayor de ellos será el denominado eRider, un vehículo autónomo desarrollado por la empresa en colaboración con las compañías Valeo y PSA. Safran lleva desde 2013 trabajando con socios del sector civil para aprovechar sus tecnologías y adaptarlas al ámbito militar.


Safran también va a servirse de su experiencia en el desarrollo del RPAS (sistema aéreo remotamente tripulado) Patroller, en el que se ha asociado con pymes “altamente motivadas y ágiles”. Se trata de las firmas Effidence, Technical Studio, Sominex, Kompai y 4D Virtualiz.


Además ya está colaborando con laboratorios de robótica franceses de entidades del nivel del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), del Instituto Pascal, del Irstea, de la Escuela de Ingeniería de Minas de París y del Loria. El programa también se sirve de la experiencia del proyecto de soldado aumentado del laboratorio de la Escuela Militar Especial de Saint-Cyr Coëtquidan.


Safran, que cuenta con una plantilla de 58.000 personas, generó en 2016 unas ventas de 15.800 millones de euros.


Fuente: Infodefensa.com

EEUU, interesado en diseños extranjeros para su futuro blindado de combate

El Ejército de Estados Unidos está interesado en recibir propuestas extranjeras para el diseño de su futuro blindado de combate. El secretario de la US Army, Mark Esper, ha reconocido su interés en “mirar a nuestros aliados” para “ver cómo han construido vehículos y sistemas de combate para plantearnos adoptar alguno de ellos”.


Su departamento ya adjudicó el año pasado un contrato, valorado en 237 millones de dólares, para producir dos prototipos en 2022 a una unión de empresas liderado por SAIC y que incluye a Lockheed Martin, Moog Inc, GS Engineering, Hodges Transportation Inc y Roush Industries.


Esper ha advertido de que, en todo caso, las empresas extranjeras interesadas en el programa tendrán mayores oportunidades de ganar con sus diseños si se asocian con compañías estadounidenses, en vez de hacerlo por su cuenta, informa Defense News.


En caso de presentar ofertas, no será la primera vez que firmas europeas de blindados tratan de entrar en el mercado militar estadounidense, donde el control lo mantienen tradicionalmente empresas locales como General Dynamics y BAE Systems, explica la fuente.


En unas declaraciones realizadas esta semana a un grupo de periodistas, el secretario del Ejército de Estados Unidos ha destacado la capacidad “de muchos de nuestros aliados de la OTAN” en desarrollar “carros de combate muy capaces”. Por eso, ha añadido, “deberíamos mirar a nuestros aliados, observar sus diseños y ver cómo han construido vehículos y sistemas de combate”. “Deberíamos buscar las buenas ideas de nuestros socios y aliados”, concluyó.


En Europa se han desarrollado vehículos de combate blindados actualmente en uso como el CV-90 sueco, el Puma Alemán, el AMX francés, el Dardo italiano, y el Ascod Pizarro/Ulan de desarrollo español y austriaco.


Fuente: Infodefensa.com

Italia recibe el primer F-35B fabricado fuera de Estados Unidos

El Ministerio de Defensa italiano ya cuenta con el primer caza de quinta generación capaz de realizar despegues en corto y aterrizar verticalmente fabricado fuera de Estados Unidos. El nuevo F-35B es la décima aeronave fabricada en la planta que Leonardo y Lockheed Martin operan en la localidad italiana de Cameri. Las otras nueve se corresponden con la variante F-35A, diseñada para el despegue y aterrizaje convencional.


El aparato Stovl (siglas en inglés en las que se hace referencia a su capacidad de despegar en espacios cortos y de aterrizar como un helicóptero) ha sido íntegramente ensamblado en Italia. El avión será certificado en la Estación Aérea Naval de Patuxent River, en el estado norteamericano de Maryland, antes de incorporarse definitivamente a la Armada italiana, donde operará desde portaaviones.


Con la fabricación de este primer F-35B fuera de Estados Unidos la planta de ensamblaje final y revisión (FACO) de Cameri, donde trabajan 800 profesionales, “ha demostrado las capacidades y la calidad de la industria aeroespacial italiana y sus propias capacidades como centro de excelencia para el F-35 en Europa”, de acuerdo con el comunicado emitido por el Ministerio de Defensa transalpino.


Además de los F-35 encargados por Italia, la planta de Cameri también tiene programado el ensamblaje de 29 F-35A para la Fuerza Aérea de los Países Bajos y se encarga de la producción de 835 juegos de cajas de ala para los F-35A de todo el programa completo, en el que están implicados nueve países (Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia, Holanda, Australia, Dinamarca, Noruega, Turquía y Canadá.


Las tres variantes desarrolladas de este avión están diferenciadas por las letras A, B y C. El F-35A, el más ligero y ágil de los tres, está preparado para el despegue y el aterrizaje convencional (CTOL) en pistas habituales, y con él se prevé sustituir a los aviones F-16 y A-10.


La versión F-35B es la planteada para despegues cortos y aterrizajes verticales (Stovl) y, en caso de necesidad, es capaz de despegar verticalmente (VTO). Esta variante sustituirá a los cazas Harrier, como los que en una versión más antigua que los actuales empleó Gran Bretaña desde portaaeronaves en la Guerra de las Malvinas y actualmente utiliza España desplegados desde su buque LHD Juan Carlos I, además de Italia y Estados unidos.


Finalmente, el F-35C es una variante naval preparada para operar en grandes portaaviones, desde donde despega con ayuda de catapultas y aterriza en un corto espacio gracias a su resistente tren de aterrizaje y al gancho trasero con el que atrapa un cable de frenado anclado al buque. El F-35C, que está diseñado con alas de mayor tamaño y plegables, está pensado para sustituir al caza naval Boeing F/A-18 Super Hornet.


La USAF prevé recibir por sí sola 1.763 aviones F-35A, lo que le convierte en el mayor cliente de este programa, el proyecto militar más caro de la historia. En total está prevista la fabricación de 2.500 unidades en sus tres variantes (A, B y C). De momento ya se han construido 265 F-35 para distintos clientes.


Fuente: Infodefensa.com

La seguridad de los soldados españoles, en riesgo por las pulseras de entrenamiento

Se ha convertido en un escándalo a nivel mundial: la red social Strava, que recopila información de la actividad deportiva que realizan sus usuarios a través de los datos que registran y emiten las pulseras de entrenamiento, permite visualizar con claridad el recorrido que realizan los soldados estadounidenses mientras corren por sus bases.

Desde hace unos años, los pulsómetros se han vuelto muy populares entre los aficionados al running. La pulsera permite medir la distancia recorrida en pasos, el esfuerzo, la quema de calorías y el recorrido exacto de cada itinerario, que se incorporan a una base de datos a través del sistema GPS.

Bases al descubierto

A partir de esos registros Strava permite componer y consultar “mapas de calor” a nivel mundial para que los usuarios conozcan cuáles son las rutas más utilizadas por otros usuarios, marcando en color amarillo aquellos recorridos más populares.

La revelación ha puesto al descubierto, por ejemplo, la presencia de bases ‘secretas’ del ejército estadounidense en Irak y en otros países sensibles. Se han identificado ubicaciones remotas en el desierto, que parecían abandonadas y no daban señal de actividad alguna, donde ahora se ha podido visualizar el rastro de intensa actividad deportiva, lo que revelaría la presencia de tropas. Pero el caso también ha afectado a España.

Las rutas de los soldados españoles

Basta acceder a los registros de la aplicación Strava y consultar la ubicación de las principales bases extranjeras en las que operan las fuerzas armadas españolas para detectar el rastro de la actividad deportiva de los militares. Y no solo.

Por ejemplo, a poca distancia de la localidad libanesa de Marjaayun se puede ver unas instalaciones rodeadas por el color amarillo intenso que la aplicación atribuye a las zonas populares para correr. Es la ubicación exacta de la base ‘Miguel de Cervantes’, donde se encuentran desplegados los militares españoles de la misión FINUL de la ONU.

Pero eso no es lo preocupante, ya que a fin de cuentas se trata de una instalación cuya ubicación es ampliamente conocida en la zona y está fuertemente protegida. El riesgo está en que algunos de los militares han utilizado los pulsómetros durante las patrullas.

De esta forma, en el mapa -que puede consultar cualquier persona en internet- pueden vislumbrarse claramente –en color amarillo y rojo- las rutas que parten de la base por las carreteras adyacentes a la ‘Miguel de Cervantes’.

ECD ha podido saber que los militares no realizan instrucción física fuera del perímetro de las instalaciones, por lo que esas líneas sólo pueden señalar el discurrir de las patrullas que realizan los soldados españoles en la denominada ‘Blue Line’ que separa el Líbano de Israel, una de las zonas más sensibles del planeta.

Cualquier insurgente podría elaborar un sencillo mapa con esos recorridos y, una vez identificados los puntos más vulnerables, preparar una acción hostil contra miembros de las tropas españolas.

Malí, Afganistán, Letonia…

El de Líbano es el mejor ejemplo de la exposición de datos que ha provocado la utilización de estas pulseras, pero no el único. En Malí, donde España mantiene desplegados a 130 militares en misión de entrenamiento, también puede verse la actividad física que se realiza en la base española situada al norte de Koulikoro, en el Centro de Instrucción ‘Boubacar Sada Sy’.

Lo mismo ocurre en la base de Adazi, en Letonia, donde hay desplegados 300 militares y media docena de carros de combate Leopard. O en el cuartel general de la ISAF en el distrito administrativo de Kabul (Afganistán): las líneas amarillas sobre las instalaciones muestran el movimiento y rutas de los convoyes militares.

Defensa estudia medidas

Estados Unidos ya ha advertido que estudiará estas graves revelaciones, que pueden suponer un riesgo extra para sus tropas en el exterior. No se descarta que se limite o regule la utilización de este tipo de dispositivos.

En España, pese a que aún no se ha valorado oficialmente las noticias sobre Strava, se espera que pueda implicar algún tipo de cambio normativo en cuanto a la utilización de pulsómetros por parte de los soldados.

Sin embargo, algunos expertos han dado la voz de alarma asegurando que el problema podría tener mucho mayor alcance: un usuario afirma haber conseguido ‘aislar’ la actividad de un militar concreto, identificando al detalle el registro de su actividad en una base de Irak e incluso durante el camino de vuelta hasta su hogar en Francia, una vez concluida su misión.


Source: Elconfidencial

En el mundo ya vuelan 1.300 helicópteros H135

La compañía europea Airbus Helicopters ya ha entregado 1.300 aeronaves de la familia H135. Estos helicópteros multipropósito y dotados de dos motores suman en conjunto más de 4,5 millones de horas de experiencia en el aire.


La primera unidad entró en servicio en el año 1996, por lo que ya han superado los veinte años de misiones de muy distinto tipo, desde servicios médicos de emergencias, operaciones para las fuerzas del orden, transporte corporativo, enseñanza, servicios en alta mar y operaciones militares, entre otros.


La empresa constructora apunta que la incorporación en 2016 del sistema de aviónica Helionix en el aparato subrayó la evolución constante que se ha mantenido en este modelo “para ayudar a satisfacer las necesidades de los clientes”.


Su sistema de aviónica, añaden los responsables de la compañía en un comunicado, es “simple e intuitivo” e incorpora un piloto automático de cuatro ejes, como los que ya se empleaban en los helicópteros H175 y H145, que “reduce aún más la carga de trabajo de los pilotos y proporciona un nivel incomparable de seguridad”.


Airbus Helicopters generó en 2016, último año del que hay datos completos, unos ingresos de 67.000 millones de euros, y en la actualidad da trabajo a alrededor de 134.000 empleados. Durante 2017 Airbus entregó 409 nuevos helicópteros a sus clientes, seis menos que durante el ejercicio anterior.


Ese mismo año alcanzó una cifra bruta de pedidos de 350 helicópteros (frente a los 388 del año anterior) y cerró el ejercicio con 692 aparatos pendientes de entrega (doce meses antes la cifra ascendía a 766 unidades). De esa cantidad se contabilizaron 168 pedidos de helicópteros monomotores ligeros y 105 de bimotores ligeros H135/H145.


Fuente: Infodefensa.com

GD inyecta 2.000 millones a sus astilleros ante la demanda de EEUU

La firma General Dynamics está ejecutando un plan de 2.000 millones de dólares para preparar sus astilleros ante la fuerte demanda de buques militares que prevé la Armada de Estados Unidos. La Oficina de Presupuestos del Congreso del país (CBO) calcula que en los próximos será necesario desembolsar cerca de 800.000 millones de dólares para la construcción de los 355 nuevos buques militares que pretende la US Navy, como recogió Infodefensa.com a mediados de mes.


Ante estas expectativas, la compañía estadounidense, que es una de las grandes de la construcción naval del país, se ha puesto manos a la obra para acomodar sus instalaciones al aumento de volumen de trabajo previsto.


Los planes concretos pasan por emplear 1.700 millones de dólares en las instalaciones que su filial Electric Boat tiene en el estado de Connecticut, donde en los próximos años se construirán los submarinos de ataque de la clase Virgina del denominado Block V, que irán dotados de hasta 40 misiles Tomahawk de lanzamiento vertical, y los futuros submarinos dotados de misiles balísticos de la clase Columbia, que la US Navy pretende adquirir a partir de 2021.


Además, la empresa trabaja en inversiones que suman 200 millones de dólares destinadas a las instalaciones de su división Nassco, en la ciudad californiana de San Diego, emplazamiento en el que se producen distintos buques auxiliares, y de su filial Bath Iron Works, ubicada en el estado de Maine, donde se construyen nuevos destructores.


Bath Iron Works es la compañía con la que el pasado noviembre la constructora naval estatal española Navantia suscribió un acuerdo para colaborar en el programa FFG (X) de las nuevas fragatas de última generación de la Marina de Estados Unidos.


El acuerdo, como relató Infodefensa.com entonces, fija que ambas compañías trabajarán en una evolución de la familia de fragatas F-100 de la Armada española dotadas con el sistema de combate Aegis de fabricación norteamericana. En los últimos años, este modelo ha sido exportado con éxito a la Armada de Noruega (F-310) y a la Marina Real australiana (destructores AWD).


Si esta alianza se hace con el programa deberá entregar una cantidad inicial de 20 unidades. La construcción de la primera unidad se ha planificado para 2020.


Fuente: Infodefensa.com

Obras en la base de Rota para proteger del mar infraestructuras militares estadounidenses

Hace unos días se celebró junto a una playa del norte de la bahía de Cádiz una curiosa ceremonia: cuatro mandos militares de Estados Unidos y uno de la Armada española se fotografiaron con unas grandes palas en la mano y cascos de obra en la cabeza. Junto a ellos habían excavadoras y otra maquinaria.

Todo respondía a un proyecto que ha emprendido la Fuerza Naval de Construcción de la Marina estadounidense, y cuyas obras se extenderán hasta 2020. Se trata de un intento de estabilizar la costa de esa parte de la bahía de Cádiz, cuya erosión amenaza gravemente a partes vitales de la base naval de Rota.

Los estadounidenses van a utilizar 210.000 toneladas de roca para tratar de recuperar la estabilidad de 950 metros de costa que discurre justo ante la zona de viviendas de la base naval de Rota. Esta zona se ve sometida al embate de las mareas altas y a la presión de aguas subterráneas.

Todo ello provoca una erosión en el acantilado que, de continuar avanzando, podría poner en peligro infraestructuras importantes. Por ejemplo, los estadounidenses quieren proteger un tanque de combustible que se encuentra a cien metros de la costa.

Se trata de uno de los mayores tanques de la Marina, que sirve para suministrar combustible a los barcos de la US Navy, pero también a la Armada española y a otras flotas aliadas que pasan por Rota.


Source: Elconfidencial

¿Hubo alguna vez Carros de Combate en Vietnam?

 

¿Hubo alguna vez Carros de Combate en Vietnam?

 

 

A pesar de que en el Pentágono, el Alto Mando del US Army decidió en contra de emplear carros de combate y medios acorazados en Vietnam, al menos inicialmente, éstos se acabaron utilizando, aunque en forma y número limitados, y demostraron su utilidad y capacidades en ambiente tropical, y contra un enemigo sumamente escurridizo como fue el Vietcong, y en menor medida también, el Ejército norvietnamita.

No obstante, su utilización fue parcial y no en fuerza. Como en la reciente película “The Post” se revela, en Vietnam no se trató nunca de ganar la guerra -se sabía que no se podía ganar-, sino de no perderla. Por eso el empleo de carros de combate, y medios acorazados, fue limitado, y no produjo resultados. Fue un malgasto de recursos.

Entre 1973 y 1976 tuvo lugar la redacción de una monografía sobre la historia de las unidades acorazadas y mecanizadas en Vietnam, bajo la dirección del General de División Donn A. Starry[1], entonces director de la Escuela del Arma Acorazada, en Fort Knox, y a quien tuve el honor de conocer personalmente. Cuando me incorporé a Fort Knox, en agosto de 1976, pude conocer a alguno de los capitanes que habían redactado la monografía, de la que pude obtener un ejemplar posteriormente, cuando fue editada en 1978. Lo que sigue son los apuntes de mis conversaciones con los oficiales referidos, y un extracto de la monografía[2].

 

*

 

La experiencia francesa

Francia fue la primera nación en utilizar carros de combate, y algún otro medio acorazado, en la entonces llamada Indochina[3]. A lo largo de prácticamente nueve años de combates casi ininterrumpidos, los franceses obtuvieron experiencias muy valiosas, que, sin embargo, en los Estados Unidos no se aprovecharon dado el resultado del conflicto y la consecuente derrota, y retirada francesa del Sudeste asiático. Fue un error ya que aunque Francia fue el perdedor definitivo, muchas batallas se ganaron gracias al empleo de los carros.

Inicialmente el General Leclerc, como comandante en jefe de las fuerzas francesas en la zona, aplicó su experiencia derivada de la Segunda Guerra Mundial, y obtuvo un resonante fracaso que se tradujo en cuantiosas pérdidas y bajas. A medida que los franceses fueron obteniendo mayor experiencia modificaron su organización y procedimientos para enfrentarse a la creciente capacidad del Vietminh, que era como se denominaban las fuerzas comunistas insurgentes, los resultados fueron mejorando.

Carro de combate ligero M24 de las fuerzas francesas en Indochina
Carro de combate ligero M24 de las fuerzas francesas en Indochina. Fuente – Colección del autor

Así, se organizaron dos tipos básicos de unidades acorazadas: el llamado Groupement Blindé (GB)-compuesto por un escuadrón de carros ligeros M-24 Chaffee, con 12 carros y 2 semiorugas M-3, y dos compañías de infantería mecanizada sobre transportes semiorugas acorazados M-3-, y el Groupe d’Escadrons de Reconnaissance (GER), con un escuadrón de carros ligeros M-24, un escuadrón de autoametralladoras-cañón sobre ruedas M-8 Greyhound, con 15 vehículos, una batería de artillería con 3 piezas, y una compañía de infantería. Esta organización demostró ser muy eficaz y de gran flexiblidad, aunque la escasez de infantería mecanizada era una seria desventaja a la hora de llevar a cabo operaciones pie a tierra.

Los franceses utilizaron frecuentemente los carros en misión de protección de convoyes y apoyo a las operaciones de contraguerrilla
Los franceses utilizaron frecuentemente los carros en misión de protección de convoyes y apoyo a las operaciones de contraguerrilla. Fuente – Life

Ya casi al final de la presencia francesa en Indochina, en 1954, el Groupement Blindé fue reforzado, pasando a contar con tres compañías de infantería motorizada sobre camiones, una sección de morteros de 81 mm sobre semiorugas M-3, y una sección adicional con 4 carros M-24 más. Aunque se obtuvieron algunos éxitos, una unidad completa -el Groupement Mobile 100 (GM 100)-, fue prácticamente aniquilada en la llamada batalla de An Khe[4].

En el momento de firmarse el armisticio y procederse a la retirada francesa de Indochina, desplegaban en el territorio vietnamita cuatro GBs, tres GERs, un regimiento de cazacarros autopropulsados M-36, y dos batallones con vehículos blindados anfibios. En total, los franceses llegaron a tener en Indochina unos 400 carros y más de mil vehículos blindados diversos.

Los franceses obtuvieron muchas enseñanzas valiosas en Indochina, y la principal conclusión fue la de que en una guerra revolucionaria y de guerrillas, los procedimientos convencionales no servían y tenían que modificarse. El empleo de grupos tácticos con diferente combinación de medios resultó apropiado en la mayoría de las ocasiones pero la principal ventaja se derivó de la adopción de una organización suficientemente flexible para adaptarse a la misión y a la situación de cada momento. La utilización de los carros en las operaciones en la jungla no resultó inviable, como algunos creyeron, y muy al contrario, los carros contribuyeron a resolver muchas situaciones difíciles para la infantería, siempre que el número de carros disponible fuera el adecuado. En este sentido, los franceses llegaron a la conclusión de que la mínima unidad de carros a agregar a una unidad tipo batallón de infantería debía ser la compañía o el escuadrón con 17 carros.

Portada Ejércitos 1 Slider
Revista Ejércitos – Número 1. Ya disponible en kioskos, librerías especializadas y en nuestra tienda online.

 

 

El US Army en Vietnam

Durante el intervalo que sucedió entre la retirada francesa de Indochina, en 1954, y la llegada de las primeras tropas norteamericanas, en 1965, a lo que ya se dió en llamar Vietnam, las fuerzas sudvietnamitas siguieron empleando los medios acorazados disponibles, heredados de los franceses, con diversa fortuna.

Las primeras fuerzas norteamericanas en llegar al Sudeste asiático, cuando el Presidente Johnson decidió empeñarse a fondo, fueron unidades aerotransportadas y helitransportadas. La Primera División de Caballería era una unidad enteramente aeromóvil y carecía de medios acorazados. Hubo razones políticas y militares para no enviar carros de combate inicialmente a Vietnam.

El comandante en jefe de las tropas norteamericanas, General William C. Westmoreland, consideraba que la misión principal de las fuerzas norteamericanas era defensiva, y por lo tanto los carros no tenían lugar alguno[5]. Asimismo estimaba que para combatir a las guerrillas del Vietcong se necesitaba solamente unidades de infantería muy móviles, de ahí que fueran helitransportadas, y por último, no quería sobrepasar un techo máximo de nivel de fuerzas en la zona. Por otra parte, no se tenía conocimiento tampoco de la presencia de medios acorazados enemigos. Naturalmente había varios errores de concepto en el razonamiento del General Westmoreland pero nadie osó contradecirle.

Cuando el 26 de octubre de 1965, Westmoreland ordenó a la Primera División de Caballería, “perseguir, descubrir y destruir” al enemigo, una misión de naturaleza enteramente ofensiva, el mando norteamericano se dio cuenta de la necesidad de contar con carros de combate. Pero el remate fue cuando una columna acorazada del Ejército sudvietnamita ayudó a las fuerzas americanas a romper el cerco de una emboscada de fuerzas norvietnamitas en la base de Plei Me, demostrando no solo la conveniencia de disponer de carros, sino de la factibilidad de su empleo en el terreno de Vietnam. Westmoreland había llegado a escribir, en julio de 1965, en un informe oficial: “Con la excepción de algunas zonas costeras, Vietnam no es sitio ni para carros de combate ni para infantería mecanizada”.

La primeras unidades acorazadas del US Army en llegar a Vietnam del Sur fueron el 3º Grupo de Escuadrones del 4º Regimiento de Caballería, y el 69º Batallón de Carros, ambas unidades dependientes de la 25ª División de Infantería, ubicada en Hawaii, y que por error, no dejó su material acorazado en su base. También llegaron carros de combate, casi al mismo tiempo, con la 9ª Brigada Expedicionaria de los Marines, que desplegó en la zona de Da Nang, en el norte del país. Los Marines llevaron consigo, además, vehículos acorazados anfibios LVT, y el sistema contracarro autopropulsado M50 Ontos, armado con 6 cañones sin retroceso de 106 mm. Tanto el Army como los Marines iban dotados con el carro de combate medio M48A3 Patton[6], con cañón de 90 mm. Los Marines, además, desplegaron algunas unidades de carros lanzallamas M67A2 Zippo, que eran una variante del M48. La infantería mecanizada iba dotada con los nuevos transportes oruga acorazados M113A1[7], y los Marines con los LVTP-5.

La entrada ¿Hubo alguna vez Carros de Combate en Vietnam? aparece primero en .


Fuente: Ejercitos.org

Rusia fabrica su primer avión de reabastecimiento desde la guerra fría

La firma estatal rusa Ilyushin Aviation Complex ha anunciado el bautizo del aire del avión cisterna avanzado IL-78M-90A. El aparato, que deriva del IL-78, de 210 toneladas de peso máximo al despegue y con una envergadura de más de 50 metros, alzó el vuelo por primera vez el pasado jueves, de manos del piloto de pruebas hemérito Nilolai Kuimov.


Es la primera aeronave de reabastecimiento producida en el país desde la caída de la Unión Soviética, ya que la producción previa del modelo IL-78 tenía lugar en la República de Uzbekistán.


La nueva aeronave ha sido diseñada sobre la base del moderno avión de transporte militar IL76D-90A y está propulsada por motores PS-90A-76, que cuenta con un mejor rendimiento, una mayor capacidad de despegue y un mejor comportamiento en ruido y emisiones. Además, según el fabricante, consume entre un 12 y 14 por ciento menos combustible que el propulsor empleado en la versión anterior, el D-30KP.


Gracias a estas mejoras, el IL-78M-90A está preparado para recorrer mayores distancias que su predecesor y cargar con mayor cantidad de combustible para reabastecer en vuelo a otros aviones.


Entre otras mejoras, el modelo incluye ahora un renovado sistema de control y navegación y una cabina de cristal (glass cockpit) que facilitan el trabajo de los tripulantes a la vez que aumentan la seguridad de los vuelos.


El uso militar de la aeronave también pasa por su capacidad de transporte, e incluso puede equiparse con equipos contra incendios. En su función principal, la de suministrar combustible a otros aparatos para alargar sus misiones, está preparado para repostar simultáneamente a dos aviones de primera línea, entre los que el fabricante cita a los Su-27/30/34/35 y MiG-29/35). En caso necesario, el IL-78M-90A también está preparado para abastecer en el suelo a cuatro aeronaves al mismo tiempo.


Fuente: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: